¿ Quién se ha llevado LA QUESERÍA ?

Si los ratones Oli y Corri, protagonistas del libro “¿Quién se ha llevado MI QUESO?”, tuvieran que hacerse la misma pregunta en estos tiempos, habría que formularla como el titulo de este post: ¿ Quién se ha llevado LA QUESERÍA?.

Ni Oli, ni Corri, ni Kif, ni Kof (personitas como ratones) se podían haber imaginado la que les esperaba. Oli y Corri, muy prudentes, voluntariosos y previsores; estaban preparados para asumir pequeños cambios pero no afrontar una crisis que iba a cambiar el mundo. Oli-Corri, salen a los pasillos de su particular queso y ven un ejercito de personas sin saber que camino deben tomar.

La crisis que estamos viviendo, que fue evidente hace ahora unos dos años, está depurando no solo los mercados y empresas, sino el pensamiento de muchos profesionales de todos los sectores: los que perdieron su empleo por cualquier motivo, han cambiado sus expectativas, tanto de posibilidades y funciones en en la búsqueda de un nuevo empleo, como en el futuro de su carrera, no pensando en el medio o largo plazo, sino en el corto.

Los que por fortuna han podido mantener su empleo, viven con la inquietud de no saber que les depara el futuro, si sus empresas no son capaces de generar mejores resultados económicos en el corto plazo.

Las pocas empresas (no todas ellas) que pueden ofrecer y generar el poco empleo que existe, toman buena nota de ello y publican ofertas  que a veces rayan en lo ridículo, solicitando perfiles de candidatos que más bien podrían ser super-personas:

“Licenciado/a; más Master; Ingles, con conocimientos de Alemán y Mandarín; Conocimientos de gestión empresarial, más de 5 años de experiencia; habilidades personales y dotes de liderazgo; viajará el 40 % de su tiempo, menor de 30 años…”

Salario Bruto: 18.000 € hasta 22.000 €”

Todo ello genera mucha incertidumbre, aunque por otra parte tiene su lado positivo, como todo el la vida.

Las consecuencias positivas de todo ello, es la Revolución en la mente de las personas. El profesional está muy receptivo a cualquier cambio:

¿ Cuantas personas hubieran pensado cambiar de sector si no era por un buen cambio ? Muy pocas; ahora todas están dispuestas.

¿ Cuantas personas hubieran estado dispuestas a trabajar en otro lugar al de su  residencia ? Muy pocas; ahora nadie descarta un cambio de residencia, incluso fuera de su país.

De lo que no estoy tan seguro es que se conviertan en más competitivas, ni mejor formadas.

¿ Serán personas más responsables con su obligaciones ?

¿ Serán personas más eficientes ?

¿ Bajará el absentismo laboral ?

¿ Cambiará algo en la forma de gestionar y valorar personas en RRHH ?

Anuncios

Anímate con el comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s